Antología reciente

(El texto ha sido prólogo a la muestra Antología Reciente, 1997-2008, realizada en el MACLA, Museo de Arte Contemporáneo Latinoamericano, de La Plata, provincia de Buenos Aires).

 

Antología Reciente es una breve selección de obras realizadas a lo largo de doce años, entre 1997 y el año actual. La elección de estos márgenes se debe a que de manera muy aproximada ha sido ese año de 1997 cuando comencé, ya decidido, a trabajar en lo que se conoce como el campo específico de la abstracción.

Me interesa señalar al respecto que nunca he tenido una actitud radical respecto a estas distinciones en el territorio de la pintura, abstracción/figuración, sin ignorar desde luego las claras diferencias que importa utilizar o no las referencias narrativas que le son tan propias a la figuración, la misma figura humana por caso, dado que durante otros doce años aproximadamente he trabajado en ese universo a través de una enorme cantidad de obras que aprecio mucho.

He entendido la abstracción más bien no como una declaración de principios, o una adhesión fervorosa a un cierto número de reglas y compromisos, o negaciones, sino que ha sido más bien un modo, una manera   de irse adentrando progresivamente en un muy particular universo y ritmo narrativos, unidos a una fuerte voluntad de despojamiento y concentración en los procedimientos de realización, en los que me empeñaba con trabajos formales o líneas continuas y espontáneas, pequeños gestos, torsiones y giros, que nacieron de la afección y predilección por unas estructuras y colores que habrán de guardar seguramente una secreta e inexplicable relación con los estados de ánimo, las emociones, muchas confusiones, y una segura memoria, que casi siempre son tan ajenas a la razón y saber conscientes.

Conocer del cuerpo, saber de la propia materialidad, pintar puede comprenderse como una extensión naturalizada de una vida en el mundo, donde formas, colores y movimientos se manifiestan posiblemente como lógicas de ese universo propio, sorpresivo, enigmático, siempre al borde de una profundidad u opacidad que no puede explorarse de otro modo.

 

Tulio de Sagastizábal, Buenos Aires, agosto de 2008.